“El Derecho de Defensa”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“El Derecho de Defensa”

Mensaje  diego lindow el Miér Mayo 19, 2010 1:17 am

“El Derecho de Defensa”


INTRODUCCIÓN:

En el presente trabajo, pretendo abarcar los aspectos esenciales del derecho de defensa en juicio, tratando los alcances de este derecho de rango constitucional, su marco normativo dentro del proceso y fundamentalmente la cuestión relativa a el comienzo y fin de la defensa técnica efectiva, o sea, más concretamente, DESDE CUANDO EXISTE EL DERECHO DE DEFENSA.-

DESARROLLO:

Es de suma importancia entender la importancia de los alcances del derecho de defensa de una persona dentro de un proceso, como asimismo determinar los alcances del mismo y las posteriores consecuencias de su inobservancia o violación.-

En primer término, este derecho-garantía, está contenido no solo en nuestra Constitución Nacional, sino en los diversos tratados internacionales a los que nuestro país se suscribió a partir de la reforma del año 1994, y por ello, se encuentra comprendido en nuestro ordenamiento positivo vigente.-

A ello se debe determinar que es lo que se entiende por derecho de defensa y desde cuando y hasta cuando se lo puede ejercitar, de la mejor manera posible; para ello acercaré algunos conceptos de lo que se entiende por “Derecho de Defensa” y cuáles son los alcances del mismo, pero centrando el enfoque en este trabajo, desde el momento en el que se lo ejercita y de que manera se lo hace.-

Gregorio Badeni enseña que: “La garantía constitucional de la inviolabilidad de defensa en juicio requiere que se otorgue a los interesados la oportunidad adecuada y razonable para ser oídos por el juez, de producir y presentar sus cargos y descargos, demandas y contestaciones, de ofrecer y producir todas las medidas de pruebas autorizadas por la ley dentro de los plazos y con las modalidades por ella exigidas, de sustanciar los recursos previstos por la ley, de contar con los medios coercitivos que permitan la producción de ciertas pruebas y que todas esas constancias, en la medida que sean conducentes, resulten debidamente valoradas por el juez en su sentencia.”

Nuestra Constitución Nacional declama: “Es inviolable la Defensa en juicio de las personas y de los derechos”, y esta afirmación que hace nuestra Carta Magna nos sirve para reflexionar acerca de los alcances del término Defensa en juicio.-

Se trata del principio de la inviolabilidad de la defensa en juicio.

También denominada por la doctrina como debido proceso.-

La C.S.J.N., ha establecido como modelo de norma judicial sobre el derecho de defensa en fallo que transcribe Bidart Campos, que: “la garantía de defensa en juicio exige, por sobre todas las cosas, que no se prive a nadie arbitrariamente de la adecuada y oportuna tutela de los derechos que pudieran asistirle, asegurando a todos los litigantes por igual el derecho a obtener una sentencia fundada, previo juicio llevado en legal forma, ya se trate de procedimiento civil o criminal, requiriéndose indispensablemente la observancia de las formas sustanciales relativas a acusación, defensa, pruebas y sentencia”.

Es por ello, que el derecho de defensa se integra en mi opinión de una faz activa del imputado y de una faz pasiva a cargo del Estado.-

Es como las dos caras de una misma moneda.-

En la faz activa, se encarama la defensa material que hace el mismo imputado y por otro lado la defensa técnica que la lleva adelante un abogado defensor, quien deberá ser proporcionado gratuitamente por el Estado si el imputado no contase con uno.-

En la faz pasiva, se distingue en todos los actos que debe realizar el Estado a los fines de salvaguardar los derecho de los ciudadanos, como por ejemplo la imparcialidad de los jueces, la producción gratuita de las pruebas que puedan acreditar la inocencia de un imputado, la acusación por parte de un órgano del Estado que deberá ser conforme a derecho, y por sobre todo la sentencia emanada por el órgano jurisdiccional que deberá se ajustada a derecho y debidamente fundamentada.-

Asimismo, este derecho a una defensa técnica que toda persona tiene, no se limita a la defensa en si misma, SINO TIENE QUE SER UNA DEFENSA EFECTIVA Y EFICIENTE.-

Entonces, de lo antedicho, surge la idea necesaria de establecer de manera irrefutable, ¿¿DESDE CUANDO EXISTE EL DERECHO DE UNA DEFENSA TÉCNICA EFECTIVA??, sin lugar a dudas desde EL COMIENZO DEL PROCESO EN CONTRA DEL IMPUTADO, Y DESDE ESE MISMO MOMENTO, EL IMPUTADO TIENE LA OBLIGACIÓN DE SABER CON QUE PRUEBAS CUENTA EL JUEZ PARA ORDENAR SU DETENCIÓN Y PARA LLAMARLO A PRESTAR DECLARACIÓN ANTE EL JUZGADO.-

Negar el derecho de defensa del imputado antes de que preste declaración indagatoria, SÓLO ES CONCEBIBLE EN UN RÉGIMEN AUTORITARIO, INQUISITIVO PURO Y TIRÁNICO, PERO ES INIMAGINABLE EN UN SISTEMA REPUBLICANO Y DEMOCRÁTICO.-

En el proceso penal no se admiten celadas ni escondrijos en contra del imputado, la vedette del proceso no es el juez sino son los imputados que gozan de todas las garantías de la Constitución y de los Pactos Internacionales a ella incorporados en el año 1994.-

Muchas veces, los jueces con el afán de investigar, cercenan este derecho amparándose en el famoso “Secreto de Sumario”, como si ello le otorgara impunidad para no mostrar las pruebas ni el expediente al imputado ya su defensor.-

Es que creen algunos jueces que el “Secreto de Sumario”, confiere la facultad de cercenar este sagrado derecho-garantía protegido por la Constitución Nacional. A mi criterio, deseo recordar que la fuente pretoriana del SECRETO DE SUMARIO, se debió a la necesidad que tenían los antiguos pretores de mantener “en secreto” las actuaciones para que no se desvirtuara el proceso, LO QUE MI PARTE CONSIDERA RAZONABLE.-

Pero es de resaltar que dicho “secreto” en las actuaciones, SOLO ES ACEPTADO PARA TERCEROS AJENOS AL PROCESO, O PARA LOS CIVILMENTE DAMNIFICADOS Y RESPONSABLES, PERO NUNCA PUEDE HABER SECRETO PARA EL IMPUTADO, YA QUE SE VIOLARÍA GRAVEMENTE EL “DERECHO DE DEFENSA”.-

Ya la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el Fallo “Tarifeño”, entendió que el Debido Proceso se integra necesariamente con ACUSACIÓN, DEFENSA, PRUEBA Y SENTENCIA, entonces cabe preguntarse si una vez que hay acusación, o imputación, que es equiparable a esos término, ¿¿desde cuando comienza la defensa del inocente?? Obviamente, desde que existe una sospecha en su contra que es confirmada mediante el auto de imputación.

En evidente que si pesa orden de detención en contra de una persona, es porque el Juez ordenó la imputación de los mismos, por lo que para que exista un PLENO EJERCICIO DEL DERECHO DE DEFENSA DE ESTOS SUJETOS, ES MENESTER QUE SU ABOGADO DEFENSOR, CONOZCA A LA PERFECCIÓN LAS PRUEBAS QUE OBRAN EN DICHA CAUSA, YA QUE DE LO CONTRARIO, SE VIOLENTARÍA EL DERECHO A DEFENSA QUE TIENE TODA PERSONA, CON LA DEBIDA RESPONSABILIDAD PERSONAL Y FUNCIONAL DEL JUEZ, ÚNICO DIRECTOR DEL PROCESO.-

Es por ello, que el juez no solo tiene la facultad de facilitar el expediente a los fines de que el abogado tome contacto personal con el mismo, sino QUE TIENE LA OBLIGACIÓN DE HACERLO, PARA QUE PUEDA EJERCITAR UNA DEFENSA EFECTIVA Y PUEDA SABER LAS PRUEBAS Y HECHOS QUE FUNDAN LA DECISIÓN DEL JUEZ DE SOLICITAR LA CAPTURA JUDICIAL DE LOS MISMOS.-

Eduardo Jauchen nos enseña con gran claridad en su obra: “Derechos del Imputado”: “El abogado del imputado GOZA DE LIBERTAD DE DEFENSA esto es de amplitud de expresión y actuación en el desempeño de su tarea. El defensor en su deber de hacer valer la verdad de su representado debe imprescindiblemente desplegar su profesión con autonomía científica, amplitud de investigación, libertad de expresión y respeto en su actividad.

Solo de este modo puede colocarse al imputado y su defensor en un pie de igualdad en relación con los órganos del Estado predispuestos para la persecución penal, de lo contrario, el principio de igualdad y bilateralidad de las partes en el proceso, sería ilusorio. De ahí que algunas legislaciones hayan consagrado este principio enunciando que: “La defensa es completamente libre sin más restricciones que las impuestas por la moral, por el respeto debido a los jueces y la observancia de los trámites legales” (art. 87 CPP Santa Fe). En concordancia con ello también se prevé que el abogado en el ejercicio de su profesión, queda equiparado a los magistrados judiciales en cuanto al respeto y consideración que debe guardársele; la violación a este precepto admite denuncia al Superior Jerárquico del infractor, estando el abogado afectado legitimado para radicar la denuncia e impulsar el trámite.-

La ONU mediante la aprobación de las Reglas Mínimas para la administración de la Justicia Penal, comúnmente denominadas Reglas de Mallorca, ha establecido que: “los estados garantizarán a los abogados el ejercicio libre e independiente de su actividad profesional en relación con la defensa de los derechos del imputado”.-


DERECHO AL TIEMPO Y A LOS MEDIOS PARA PREPARAR LA DEFENSA:

Según la normativa constitucional, tal como lo establece el art. 8. 2. c) de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, el imputado tiene derecho, en plena igualdad, a la “concesión... del tiempo y de los medios adecuados para la preparación de su defensa”; en igual sentido lo dispone el art. 14. 3 .b) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.-

La garantía de conceder al imputado los medios adecuados para su defensa, debe interpretarse, en sentido amplio, el lugar, comodidades con ese objetivo, posibilidad de comunicaciones, ACCESO A LAS PRUEBAS Y DOCUMENTOS QUE HACEN A LA ACUSACIÓN, y demás elementos mínimos para afrontar la referida labor.-

Es por ello que en el ejercicio de la abogacía, los letrados se deben a su cliente, en procura de mejorar la situación procesal, cosa que solamente se puede lograr con el contacto personal del expediente.-


INFORMACIÓN PREVIA Y DETALLADA DE LA ACUSACIÓN:

El derecho a conocer las razones por las cuales la persona es imputada, es consustancial al derecho de defensa en juicio, pudiendo afirmarse que es el presupuesto necesario e indispensable para que éste último pueda ejercitarse.

COMUNICACIÓN DE LOS CARGOS EN SU CONTRA: esto es que en el momento de la detención, O AL INICIO DEL PROCESO, SE LE COMUNIQUE A LA PERSONA EL HECHO QUE MOTIVA LA RESTRICCIÓN A SU LIBERTAD.-

Así surge del art. 14 inc. 3° letra a) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que dispone: “Toda persona acusada de un delito tendrá derecho...... a ser informada sin demora, en un idioma que comprenda y en forma detallada, de la naturaleza y causa de la acusación”.-

El Pacto, claramente expresa: “TODA PERSONA ACUSADA DE UN DELITO”, no dice “todo detenido”, ni “todo arrestado”, sino toda persona ACUSADA DE UN DELITO, por lo que es obligación la aplicación de dicho pacto internacional por parte de los jueces ya que el mismo de naturaleza operativa.-

Es realmente clarificante lo enseñado por Eduardo Jauchen en su valiosa obra: “Derechos del Imputado”, al manifestar en su página 153: “En primer término, el derecho de defensa involucra la facultad de intervenir en el proceso, en todas sus etapas y actos procesales, desde el más prematuro inicio, esto es, cuando por cualquier medio se anoticie de que ha sido sindicado como responsable de un delito y hasta su total terminación, o sea, cuando haya cesado el cumplimiento de la pena o medida de seguridad.-

Su intervención es importante a los fines de controlar el desarrollo regular del procedimiento; de ofrecer pruebas; de controlar las pruebas de cargo; de ser oído expresando en su descargo todas las explicaciones pertinentes que considere necesaria; de alegar personalmente o por medio de su abogado, o ambos, efectuando todas las fundamentaciones críticas de hecho y de derecho contra los argumentos acusatorios y sobre el valor de las pruebas; de recurrir la sentencia condenatoria o la que le imponga una medida de seguridad.-

La intervención del imputado en el proceso, no solo es una de las facultades de su derecho de defensa, sino que conforme al sistema de enjuiciamiento adoptado por la legislación argentina, es además necesaria para que el juicio pueda efectivamente llevarse a cabo, desde que es inadmisible el mismo en caso contrario.-

Paralelamente a la defensa material del imputado, es exigencia necesaria la defensa técnica ejercida por el abogado, quien debe desplegar una actividad científica, encaminada a asesorar técnicamente al imputado sobre sus derechos y deberes; controlar la legalidad del procedimiento, el control crítico de la producción de las pruebas de cargo y de descargo, la exposición crítica de los fundamentos y pruebas de cargo desde le doble enfoque de hecho y de derecho; recurrir la sentencia condenatoria o la que imponga una medida de seguridad.-

Continúa enseñando este magnífico autor, al decir de Guillaume de Lamoignon (1617-1677), 1° Presidente del Parlamento de París, expresó que: “El abogado o consejo que era la costumbre de dar a los acusados, no es un privilegio dado por las ordenanzas ni por las leyes: es una libertad adquirida por el derecho natural, que es más antiguo que todas las leyes humanas. La naturaleza enseña al hombre a tener recursos a las luces de los demás, siempre que él mismo no posea bastante para conducirse, y a que busque socorros cuando se reconoce demasiado débil para defenderse a si mismo”.-

diego lindow
Admin

Cantidad de envíos: 26
Fecha de inscripción: 09/04/2009

Ver perfil de usuario http://estudiolindow.topgoo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.