EL CONCEPTO DE AGRESIÓN ILEGÍTIMA EN LA LEGÍTIMA DEFENSA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL CONCEPTO DE AGRESIÓN ILEGÍTIMA EN LA LEGÍTIMA DEFENSA

Mensaje  diego lindow el Miér Mayo 19, 2010 6:26 am

EL CONCEPTO DE AGRESIÓN ILEGÍTIMA EN LA LEGÍTIMA DEFENSA


INTRODUCCIÓN:

Una de las primeras cuestiones a tratar en el marco de estudio de La Legítima Defensa, es el concepto o noción que se tiene respecto a los requisitos objetivos y subjetivos configurativos de esta causa de justificación, y uno de ellos, es precisamente el concepto de “agresión” y las diversas variantes y conductas que la legislación penal ha querido abarcar con este término.-

Entonces, analizar el concepto de agresión, y lógicamente, agresión ilegítima, es el primer tamiz de la acción finalista que condicionan necesariamente la defensa privada acordada por la ley, de modo tal que se llega a la justificación de una acción típica.-

LAJE ANAYA define la agresión ilegítima como “toda acción actual ejercida sin derecho que pone en inminente peligro o lesiona un bien jurídico ajeno” . Para este autor, solo el ser humano puede agredir, porque los derechos solo son lesionables por causa suya, aunque en el momento de la agresión no se tenga noción de la lesión que se produce.-

Como se observa, para este autor, en la concepción de agresión, se prescinde de la culpabilidad de la misma y se enfoca la cuestión en el resultado disvalioso.-

Para ZAFFARONI, la agresión ilegítima “debe reunir tres condiciones: debe ser conducta humana, agresiva y antijurídica”, de modo tal que no existe legítima defensa contra actos que no sean humanos .-

Para JESCHECK, agresión, es “toda lesión o puesta en peligro, por parte de una persona, de un interés del autor o de otro protegido por el ordenamiento jurídico” . El comportamiento del agresor ha de poseer al menos la cualidad de acción, según este autor. A mi modo de ver, esta definición brindada por JESCHECK, es una de las que más se asemejan al concepto propio de agresión ilegítima, sobre todo por la referencia concreta a la necesidad de conocimiento de acción por parte del autor que brinda en sus explicaciones precedentes.-

Aparece por primera vez la noción de Culpabilidad en la acción humana, elemento que nos servirá para el desarrollo del presente trabajo al tratar la agresión de sujetos sin culpabilidad.-

ROXIN, describe la agresión como “la amenaza de un bien jurídico por una conducta humana” .-

Para el español LUZÓN PEÑA, la agresión es la “acción de puesta en peligro de algún bien jurídico, tomando el concepto de acción en su sentido más amplio, incluyendo las omisiones” .-

En cambio HIRSCH, define la agresión ilegítima, como “agresión antijurídica, que es toda conducta humana mediante la cual se amenaza lesionar un interés jurídicamente protegido” .-

Ahora bien, analizando los rasgos comunes de las definiciones brindadas precedentemente, surgen de las mismas que en el concepto de agresión, se incluye o implica la creación de un riesgo, peligro, daño, puesta en peligro, amenaza para un bien jurídico, sin duda, con un matiz propio de la culpabilidad.-

Estas diversas formas de amenaza o daño, deben ser reales, ciertas, palpables, no se presumen. Obviamente, que dentro de lo que expreso como reales y ciertas, es abarcativo el concepto de PELIGRO INMINENTE, que justamente es lo que justifica la legítima defensa.-

Es importante el análisis realizado por nuestra jurisprudencia al respecto: “La agresión que justifica la legítima defensa es toda lesión o puesta en peligro, por parte de una persona de un interés del autor o de otro, protegido por el ordenamiento jurídico”. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala I (CNCrimyCorrec)(SalaI)1996/08/22 Fermín E. LA LEY, 1997-D, 602, con nota de Roberto V. Vásquez - DJ, 1997-3-282 - Con nota de Vásquez, Roberto V., publicado en LA LEY, 1997­D, 601....-

“La agresión actual (art. 34, inc. 6°, Cód. Penal) es la que, habiendo sido iniciada, no ha concluido, (entre otros, su consumación). La futura, en cambio, es la todavía no iniciada. Como la agresión futura solamente habilita la defensa cuando representa un peligro --de lo contrario no habrá racional necesidad de defensa-- para el bien jurídico a preservar, tal carácter de peligrosa determina el límite buscado respecto de uno de los extremos: no toda agresión futura sino sólo la que ya implique peligro para un derecho, autoriza la defensa. Y como la agresión actual solamente ocasiona peligro mientras no esté totalmente consumada o no haya cesado --porque en estos casos el peligro pertenecerá a la historia y no será posible ni "impedirla" ni "repelerla" (ya que habrá dejado de existir racional necesidad de defensa)-- entonces el otro límite está fijado en el punto en que todavía cabe evitar un daño al bien jurídico que está siendo agredido.”

“Jurídicamente la existencia de la legítima defensa obedece a la necesidad de preservación del sistema. De modo que si la agresión ilegítima --actual o futura-- ocasiona peligro --presente-- de daño a un bien jurídico, entonces la nota de actual peligrosidad para un derecho caracteriza a la agresión que habilita la defensa. Mientras se halla presente el peligro del daño que, para un derecho, representa una agresión actual o futura (durante ese tiempo) la conducta defensiva correspondiente será oportuna. Porque mientras concurra peligro habrá necesidad racional de defensa.”

“Cuando el art. 34 inc. 6° letra a) del Cód. Penal contempla la "agresión ilegítima" se refiere a una conducta antijurídica, actual o potencial, que ocasiona peligro de daño para un derecho. Tal peligro es el suficiente riesgo de daño --para un bien jurídico-- como para hacer racionalmente necesaria la defensa. Debe entonces tratarse de una agresión peligrosa para la integridad de un derecho.” (Del voto de los doctores Ghione, Rodríguez Villar, Vivanco y Pisano). Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires (SCBuenosAires) 1991/08/13 Parravicini, María B. (P. 42.744).LA LEY, 1991-E, 284 - DJ, 1992-1-188 - DJBA, 1041-5027.

“Agresión ilegítima es una conducta antijurídica que ocasione peligro de daño para un derecho”. Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires (SCBuenosAires) 1990/04/17 Pitzza, Raúl F. LA LEY, 1990-C, 553 - DJ, 1991-1-33.

“Para encuadrar en los términos del art. 34 inc. 6° del Cód. Penal, la acción defensiva contra una agresión ilegítima debe producirse ante la inminencia de ésta o mientras está en curso y todavía continúa, pero siempre antes de su consumación, habida cuenta que cesada la agresión, la reacción resulta inidónea para impedirla o repelerla, condición expresa de la ley que implica inminencia o actualidad de la agresión.” Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos, sala I en lo penal (STEntreRios)(SalaIPenal) 1992/08/27 Butta, Orlando A. c. Bianchini, Eduardo R. DJ, 1993-1-559.

“La legítima defensa contemplada en el art. 34, incs. 6º y 7º, del Cód. Penal requiere para su configuración la existencia de una agresión ilegítima y que ésta, a su vez, entrañe un peligro real directo e inminente para el agredido.” Cámara de Apelaciones de Concepción del Uruguay, sala penal (CApelConcepciondelUruguay)(SalaPenal) 1996/06/26 Goudard, Angel M. LLLitoral, 1997-69 - DJ, 1997-2-547.

Es interesante la recepción que tuvo en nuestra jurisprudencia el concepto de agresión ilegítima, y su tratamiento a lo largo de los años.-


AGRESIÓN NECESARIAMENTE HUMANA:

De lo narrado precedente mente surge que la “agresión ilegítima”, es toda agresión, ataque o puesta en peligro a un bien jurídicamente protegido por la ley. Entonces cabe la pregunta respecto a los ataques o puestas en peligro por parte de animales, o por personas que están privadas de su razón, caso de los inimputables o de las cosas.-

Es sabido, que el concepto de agresión ilegítima es restrictivo a todo acto voluntario, y al decir acto voluntario hago referencia a ACTO HUMANO por supuesto, pero en el caso de amenazas de mal o peligro a un bien jurídico, en el que es protagonista un inimputable, o un animal, EL SUJETO AMENAZADO, NO ESTÁ OBLIGADO A SOPORTAR EL MAL O LA AGRESIÓN, Y A MI MODO DE VER, TIENE LA NECESIDAD DE EVITAR EL MAL, PERO LA SITUACIÓN DE EVITABILIDAD DE DICHO MAL CAUSADO POR LOS ANIMALES O POR INIMPUTABLES, NO SE ENCUADRAN COMO CAUSAS DE JUSTIFICACIÓN, SINO COMO ESTADO DE NECESIDAD JUSTIFICANTE.-

HIRSCH enseña “También resulta fácilmente comprensible que los enfermos mentales, los totalmente alcoholizados y los niños pueden crear situaciones de defensa necesaria; aquí solo se trata de observar la falta de culpabilidad en la cuestión, decisiva para el caso concreto, de la conducta defensiva “abusiva del derecho”.-

Por su parte, ROXIN objeta que pueda ejercerse la defensa necesaria contra la amenaza de un enfermo mental. Por lo demás, debe tenerse en cuenta que la culpabilidad del agresor puede faltar también en un estado de necesidad disculpante.-

El ataque de un incapaz de culpabilidad debe ser contenido, evitado, sin excluir la huida o el procurarse ayuda privada o de la autoridad.

Conteste con lo narrado precedentemente, nuestra jurisprudencia resolvió el tema de la siguiente manera: “Sólo frente al ataque de un inimputable cabe exigir la huida como conducta defensiva.” (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala I (CNCrimyCorrec)(SalaI) 1996/08/22

Aguirre, Fermín E. LA LEY, 1997-D, 602, con nota de Roberto V. Vásquez - DJ, 1997-3-282 - Con nota de Vásquez, Roberto V., publicado en LA LEY, 1997­D, 601..., aunque no es unánime en el tema.-

Cabe poner en resalto que los animales no son sujetos ni titulares de derechos, por lo tanto no tiene derecho a lesionar. La formula de si se tiene derecho a lesionar o no, sólo tiene sentido para saber si una conducta está justificada o no; pero examinar si una conducta está justificada sólo es necesario cuando previamente y en principio esa conducta estuviera prohibida.

Dicho esto, se descarta que la agresión provocada por animales o inimputabes, sea considerada como agresión ilegítima a los efectos de encuadrar una legítima defensa, por lo que el agredido podrá defenderse bajo un ESTADO DE NECESIDAD EXCULPANTE.-

En la misma línea, MIR PUIG exige un comportamiento humano voluntario, sin que dicha voluntad se halle excluida por fuerza irresistible, inconciencia o actos reflejos.

ROXIN también se inclina por la opinión negativa argumentando que si el ser humano opera como factor meramente causal y no mediante una manifestación de la personalidad, no puede plantearse el principio de prevalecimiento del derecho –al que considera fundamento de la legítima defensa- al igual que con los animales o las cosas .

¿Qué sucede con respecto a la evitación de la situación de agresión?, o sea, con evitar colocarse en situación de agresión. Al respecto, no hay uniformidad ni unanimidad en la doctrina, aparte, nuestro Código Penal, nada dice respecto a evitar situaciones que me coloquen en posición de ser agredido, por lo que se estaría exigiendo al sujeto otro requisito no exigido por la ley.-

Con respecto al MARCO TEMPORAL DE LA AGRESIÓN, esta debe ser actual, inminente, presente, próxima a iniciarse, debe estar por iniciarse, PERO NO DEBE HABER CONCLUIDO, porque sino estaríamos en el marco de LA VENGANZA.-

La legítima defensa, es la defensa a una agresión ilegítima, lo que tiende la norma es a procurar al ciudadano la defensa de sus derechos en su propia mano o los derechos de un tercero, cuando el auxilio de los poderes del Estado no pueden llegar de manera de impedir esta agresión. Pero si la agresión ya se consumó, se desactivan los engranajes de la legítima defensa, ya que no existe agresión QUE SE PRETENDE REPELER, Y SE ENTRA EN


EL PELIGROSO TERRITORIO DE LA VENGANZA.-


EL CONCEPTO DE AGRESIÓN EN LAS PERSONAS JURÍDICAS:

En lo atinente a la agresión de parte de personas jurídicas, cabe preguntarse ¿si se puede imputar a una persona jurídica una acción, como concepto de la teoría del delito y por ende una agresión ilegítima?

Dentro de los que afirman que las personas jurídicas no son capaces de tener acción se sitúa MAURACH, para quien no es posible equiparar la voluntad de una asociación con la voluntad humana en la que se apoya esta acción. Es por ello la incapacidad de las personas jurídicas, por cuanto la teoría del delito constituye una propiedad exclusiva del individuo.-

Las personas jurídicas son formas de organizaciones humanas que constituyen sujetos autónomos con independencia de sus integrantes, lo que no importa desconocer que deben servirse de acciones naturales del hombre para actuar externamente, por lo que es equivocado interpretar esta cuestión como una falta de capacidad de acción propia


LA AGRESIÓN COMO OMISIÓN

En este caso se estudia la agresión como la puesta en peligro de un bien jurídico protegido, no ya por una acción humana positiva, sino por el “no hacer”, cuando ello le es exigido.-

Para el profesor DONNA, en este caso habría lugar para legítima defensa, en cambio para CEREZO MIR estamos ante el caso de Estado de Necesidad.-

Uno de los ejemplos típicos, es el médico que se niega a prestar ayuda o a operar a un paciente en urgencia.-

Quien mejor trata este asunto es LUZÓN PEÑA al describir tres posiciones básicas sobre la cuestión:

1)Los que niegan toda posibilidad a la omisión para que constituya una agresión;

2)Los que otorgan esa capacidad a cualquier omisión, no solo a las impropias sino también a las propias;

3)Las posiciones intermedias que niegan tanto que la omisión no pueda ser nunca una agresión como que lo pueda ser siempre.

Este autor se manifiesta a favor de la omisión como agresión si aquella pone en peligro un bien jurídico particular, sea creando o provocando peligro o aumentando el riesgo de modo concreto.

JAKOBS también admite como posible que una agresión antijurídica se cometa mediante una omisión, pero exige que ésa constituya una infracción de un deber jurídico .

Es significativo el análisis que realiza WELZEL, quien se inclina a admitir la agresión por omisión, en los casos de omisión por comisión, ya que si bien afirma que la agresión debe ser una conducta positiva, admite los supuestos de omisión impropia y da como ejemplo “no llamar a un perro bravo” .

Para resolver el problema de la omisión, debe estarse al principio de reserva contenido por el art. 19 de muestra Constitución Nacional que manda: “Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo la que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe”, por lo que surge que la única omisión que debe ser considerada como agresión, es la omisión penada por ley, o sea, cuando la ley me obligue o “mande” actuar, y yo voluntariamente no lo haga, por lo que fuera de estos casos, la omisión NUNCA puede ser considerada como ilegítima, aun, cuando ella importe una agresión.-

CONCLUSIÓN


De lo dicho anteriormente surge claro que para que exista AGRESIÓN ILEGÍTIMA debe haber una amenaza o inminencia de un mal o la puesta en peligro de un bien jurídico protegido por la ley, prescindiendo de la titularidad de ese bien, a su vez, esa amenaza debe provenir de un sujeto con capacidad que a su vez debe existir culpabilidad.-

Asimismo, para que haya una causa de justificación, la agresión debe ser actual o inminente, pero no debe ser pasada, o sea, no debe estar concluida, ya que de lo contrario no habría causal de justificación.-

En caso de que el autor de la agresión actúe bajo fuerza física irresistible, no habilita a la causa de justificación, ya que no hay agresión, sino que estamos ante un caso de Estado de Necesidad Exculpante.-

Es por ello, que la causal de justificación opera como tal en los casos en donde existe Agresión Humana, Culpable, con actualidad o inminencia de daño o puesta en peligro a un bien jurídico.-

ALUMNO: DIEGO LEONARDO LINDOW
DNI: 26.570.424
MATRICULA: 1324-00514/4
CURSACIÓN: CADA 21 DÍAS

diego lindow
Admin

Cantidad de envíos: 26
Fecha de inscripción: 09/04/2009

Ver perfil de usuario http://estudiolindow.topgoo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.